Mochis NoticiasCiencia¿Qué le sucede a la ciencia cuando se comunica? · Elefante en el laboratorio
Mochis NoticiasCiencia¿Qué le sucede a la ciencia cuando se comunica? · Elefante en el laboratorio
Ciencia

¿Qué le sucede a la ciencia cuando se comunica? · Elefante en el laboratorio

En agosto de 2023, Benedikt Fecher entrevistó a Clemens Blümel, del Centro Alemán de Investigación en Educación Superior y Estudios Científicos (DZHW), sobre el tema «Qué sucede cuando la ciencia se abre y se comunica» y los desafíos emergentes para la comunicación científica futura.

¿Qué le sucede realmente a la ciencia cuando se abre? Desde su perspectiva como investigador científico, ¿puede describir por qué esta perspectiva es importante?

Creo que la ciencia se desarrolla en un entorno social y surgen o han surgido ciertas imágenes de la ciencia, que son cuestionadas en muchos aspectos en un contexto digital y ahora están cada vez más abiertas o sujetas a tensiones. En este sentido, tiene sentido, especialmente en el contexto de crisis y desafíos, preguntarse cómo cambia la imagen de la ciencia en tales situaciones. Los científicos ahora interactúan más intensamente con el público y se exige y consulta más directamente a la ciencia para tomar decisiones. Creo que esto tiene que ver con la forma en que se negocia la ciencia en la sociedad y cómo se percibe la ciencia en diferentes contextos.

Cuando la ciencia se negocia más, cuando se la exige, cuando se la llama a abrirse, ¿cómo cambia?

Creo que en realidad se trata más bien de una cuestión sobre su propio papel en diferentes contextos. Creo que la forma de comunicarse, la forma de presentarse en diferentes formas (el público es un campo amplio, por así decirlo, pero en diferentes formas) en los debates sociales se percibe como más relevante. También hay que evitar, por ejemplo, que lleguen al público percepciones distorsionadas del conocimiento científico. En este sentido, cada vez es más propio del científico pensar en cómo comunicar, qué imagen quiero crear en la sociedad y también reflexionar críticamente sobre qué conocimientos pueden incluirse legítimamente en un proceso de toma de decisiones.

También existen diferentes disciplinas científicas para las cuales, por supuesto, la comunicación puede ser bastante diferente. ¿Tienes una opinión sobre esto?

Creo que en este sentido estoy totalmente de acuerdo con usted en que no se puede hablar realmente de ciencia, sino que hay que utilizarlo todo en plural y que hay maneras muy diferentes de tratar con el público. Cada disciplina o cada campo de investigación tiene sus propias formas de hacer investigación, pero también sus propias formas de comunicación. En las ciencias sociales, en la sociología, por ejemplo, hay campos que buscan intensamente el diálogo social, que participan en debates sociales, especialmente cuando se trata de cuestiones de desigualdad social. Pero esto es cada vez más cierto para otras disciplinas, por ejemplo, en el contexto de la investigación orientada a problemas, como la investigación sobre el clima o la salud. También hay materias que tienen públicos más estrechamente definidos, quizás también una transferencia o una perspectiva práctica, como las ciencias de la ingeniería, que al menos voluntariamente dicen que sus resultados son menos adecuados para llegar a públicos más amplios. Sabemos, por ejemplo, por la encuesta científica, un instrumento que tenemos aquí en el DZHW, que definitivamente existen diferencias en la forma en que las disciplinas, en la forma en que los distintos campos de investigación se comunican con su público.

Ya he tocado la cuestión de la apertura de la ciencia y lo que sucede en ella como resultado de ello. También me interesaría saber si la confianza en la ciencia se fortalece con la ciencia abierta o con la apertura de la ciencia.

Básicamente, la idea es hacer accesible la información científica y el conocimiento científico, hacer accesibles los datos y, en general, crear transparencia para el proceso de producción científica, confianza en la producción científica y la producción de conocimiento. O sea, que algo bueno realmente está sucediendo, que algo que es relevante está sucediendo, que algo que es transparente está sucediendo. En la práctica, es al menos ambivalente y no siempre conduce a un aumento de la confianza. Sí, cada vez tenemos más publicaciones científicas que también son accesibles al público y que son accesibles a diversos actores, periodistas, ONG, etc. y estas publicaciones también llegan a círculos sociales más amplios que antes. Eso es un logro.

Por otro lado, la ciencia abierta también ha hecho que la incertidumbre del conocimiento, el carácter provisional del conocimiento, se vuelva más claro para un público más amplio. Por ejemplo, cuando pensamos en la rapidez con la que fluye el conocimiento en los preprints y en cómo luego queda claro a través de las revisiones por pares que a menudo se trata de conocimientos provisionales que pueden contradecirse. Vemos, por ejemplo, a través de revisiones abiertas por pares, que las revisiones científicas, que contribuyen a la estabilización y certificación del conocimiento, a veces se formulan de manera muy rígida. Como científicos, esto nos pasa a menudo, y el caso de Christian Drosten, que se encontró en el periódico Bild con informes científicos bastante similares a lo que conocemos, muestra que esto también puede causar evidentemente inseguridad en la sociedad. Incertidumbre, por así decirlo, sobre el hecho de que el conocimiento científico debe ser cuestionado una vez más y que no es tan estable como se suponía. Y esto no necesariamente aumenta la confianza en la ciencia cuando ésta se vuelve visible. Entonces yo diría que hay una fricción entre la solicitud de apertura y el resultado real de la comunicación.

A veces me pregunto hasta qué punto estos proyectos inaugurales, que ahora abordamos con más frecuencia, van realmente de la mano de nuevas iniciativas de marketing. ¿En qué medida la apertura de la ciencia significa al mismo tiempo una renuncia a una cierta autonomía científica? Según tu observación, existen formas de apropiación, ¿hay que pensar con ellas? ¿Quizás podrías abordar esta idea de marketing específica?

Creo que la idea de la ciencia abierta, por así decirlo, era tener nuevos ‘comunes’ de conocimiento científico. De modo que también los lugares de publicación científica pertenecen a la ciencia misma. Y este no resultó ser el caso. En muchos casos, los principales editores simplemente han restablecido el acceso abierto como modelo de negocio con tarifas a veces muy elevadas. Lamentablemente, la idea de desmarketing, por ejemplo, en el ámbito editorial, no se llevó a cabo. Por el contrario, hay áreas de la edición y la producción científica que se han comercializado aún más como resultado de este proceso de apertura. Un ejemplo es la gran cantidad de metadatos resultantes del hecho de que nos comunicamos entre nosotros como científicos, por ejemplo a través de plataformas digitales, que ahora existen en cantidades mucho mayores, donde se comparten conocimientos y recomendaciones de publicaciones. Este conocimiento también es cada vez más utilizado por las grandes editoriales. En parte ofreciendo estos servicios ellos mismos, que explotan estos metadatos o procesan datos sobre esta interacción, pero también simplemente comprando, por ejemplo, nuevas empresas que ofrecen servicios u organizaciones que crean servicios, pensemos en ‘Mendeley, por ejemplo. Si se analiza todo el proceso de producción científica, se puede ver que cada vez hay más metadatos sobre lo que hacen los científicos y cómo se comunican entre sí que están disponibles para los editores comerciales o los actores comerciales.

Entonces, más allá del marketing de publicaciones científicas, también el uso de datos, investigadores, seguimiento de datos de palabras clave. ¿Para qué?

Sin duda, a las grandes empresas, como Clarivate Analytics, les interesa generar indicadores de la velocidad del proceso de revisión simplemente midiendo los procesos de revisión en estas plataformas digitales, midiendo la velocidad de los procesos de revisión. Eso puede convertirse en un nuevo producto en el futuro, un nuevo indicador. Esto se puede ingresar en el sistema de información de investigación. Esto se transferirá a un sistema de información de investigación. De esta manera se crean salas de datos completamente nuevas, en las que el conocimiento sobre los investigadores se vincula, por así decirlo, con lo que se sabe a través de publicaciones, citas y de estas interacciones, los nuevos mapas digitales.

¿Puede expresar una o dos ideas sobre cómo podemos realmente crear buenas condiciones para la apertura de la ciencia? ¿Qué infraestructuras son sostenibles y qué estructuras y métricas recompensan, por ejemplo, la ciencia abierta de forma sostenible?

Creo que la primera clave para abrir las ciencias es, en realidad, reflexionar sobre la diversidad de las ciencias. A menudo, este discurso científico abierto da la impresión de que existe una solución universal que se adapta a todas las ciencias. Creo que es una falacia. Creo que los estudios científicos también pueden ayudar aquí al enfatizar la diversidad, la variedad, las prácticas epistémicas, las formas de comunicación que mencioné antes. La ciencia abierta no es un proyecto universal; se presenta en formas muy diferentes. Debería preocuparnos simplemente reflexionar sobre la diversidad de formas de conocimiento y, por tanto, también sobre la diversidad de procesos de apertura. En otras palabras, la diversidad es una clave muy importante.

El segundo aspecto, creo, es la participación de las disciplinas en estos proyectos de apertura. Éste no debería ser un enfoque tecnocrático de arriba hacia abajo; al contrario, debería ser una invitación a las distintas disciplinas a participar en el desarrollo de, por ejemplo, infraestructuras abiertas. Creo que un ejemplo muy positivo en Alemania es el desarrollo de infraestructuras nacionales de datos de investigación, en las IEFN, donde ahora también se están promoviendo los servicios básicos. Creo que el enfoque es bueno para involucrar intensamente a disciplinas y sociedades especializadas en el desarrollo y la interconexión de infraestructuras de investigación. También es importante que estos servicios se desarrollen desde abajo hacia arriba, lo que creo que es un elemento esencial y puede ser una receta para el éxito. En cualquier caso, estoy muy entusiasmado y creo que esta forma de participación en disciplinas o campos específicos con comunicación simultánea sobre las diferencias, comparaciones sobre las diferencias, puede ser esencial para el éxito de los procesos de apertura. Tengo mucha curiosidad, porque tenemos la suerte de realizar investigaciones complementarias sobre los servicios básicos de la infraestructura nacional de datos de investigación. ¿Cómo se produce realmente este proceso de desarrollo de infraestructuras de investigación abiertas y cómo se mapean las diferencias específicas de cada campo?

La cuestión de las métricas obviamente no es una cuestión fácil. Había una idea de que si se desarrollan métricas, es decir, si se desarrollan sistemas de recompensa que mapeen nuevas formas de ciencia abierta que faciliten que la ciencia abierta prevalezca en varios campos. También surgió esta iniciativa de desarrollar nuevas métricas, las llamadas alternativas, y desde mi punto de vista, esto en muchos casos no funcionó bien, ya que esto también se dejó en gran medida en manos de los operadores de plataformas. Pensemos simplemente en el Research Gate Score, que era muy específico de la plataforma y también tenía un poco la idea de incentivar la ciencia abierta como métrica, donde no estaba del todo claro qué se estaba midiendo realmente. Por ejemplo, no estaba claro el significado de la interacción con determinadas plataformas. Definitivamente necesitamos más investigación para desarrollar métricas que no carezcan completamente de significado. Otro ejemplo, que estoy seguro que mucha gente conoce, es el donut altmetric, que contiene diferentes cálculos: el número de Twitter, Facebook, etc., donde no está del todo claro cómo está realmente conectado, según el cual mecanismos. ¿Cómo se construye este indicador y, sobre todo, por qué se hace? En cualquier caso, debemos dedicar más tiempo a encontrar fuentes más adecuadas donde se estén realizando investigaciones o trabajos sustanciales. Si pienso en GitHub, por ejemplo, sistemas reales donde las personas trabajan en colaboración con datos y código, donde creo que la información en realidad se crea a través de procesos de colaboración científica. Quizás podríamos examinar más de cerca dichas infraestructuras y desarrollar métricas específicas para ellas, con el fin de recompensar este trabajo de infraestructura a largo plazo. Pero tal vez antes que nada necesitemos descubrir cómo se pueden mostrar realmente formas de actividades científicas que no son publicaciones. ¿Cómo puedes realmente mapearlos?

Elimine los mensajes: métricas significativas, recompensar el trabajo de infraestructura, participación, reconocimiento y tomar en serio la diversidad. Clemens, muchas gracias por tomarte el tiempo y espero continuar esta conversación.

Source link

Hi, I’m Conchita Garcia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *