Mochis NoticiasCienciaUn intento imprudente de mitigar el clima: ¿Watts Up With That?
Mochis NoticiasCienciaUn intento imprudente de mitigar el clima: ¿Watts Up With That?
Ciencia

Un intento imprudente de mitigar el clima: ¿Watts Up With That?

Un intento imprudente de mitigar el clima: ¿Watts Up With That?
Un intento imprudente de mitigar el clima: ¿Watts Up With That?

El reciente anuncio del Instituto Oceanográfico Woods Hole (WHOI) de llevar a cabo un experimento que implica el vertido de lejía en el océano es un ejemplo sorprendente de las medidas excesivas y mal concebidas que se están tomando con el pretexto de combatir el cambio climático. Esta iniciativa, detallada en un artículo del Nantucket Current del 7 de julio, está plagada de incertidumbres científicas y peligros ambientales potenciales que superan con creces cualquier beneficio especulativo.

Según el artículo, WHOI planea llevar a cabo un experimento de geoingeniería con el objetivo de reducir los niveles de dióxido de carbono atmosférico agregando sustancias alcalinas, específicamente lejía, al océano. La hipótesis subyacente es que la adición de lejía aumentará la alcalinidad del océano, mejorando su capacidad para absorber CO₂ de la atmósfera.

A partir de agosto, la Institución Oceanográfica Woods Hole llevará a cabo un estudio a pequeña escala sobre los efectos de mejorar la alcalinidad de los océanos, un proceso que aumenta artificialmente el pH del agua del océano para combatir la acidificación de los océanos causada por el hombre. El experimento se llevará a cabo en las aguas al suroeste de Nantucket y Martha’s Vineyard.

Llamado proyecto «LOC-NESS» (abreviatura de Locking away Ocean Carbon in the Northeast Shelf and Slope), el experimento implica la eliminación de 20 toneladas métricas de hidróxido de sodio (también conocido como lejía y soda cáustica) y hasta 75 kilogramos de marcador. . tinte en el océano seguido de cinco días de monitoreo in situ, 24 horas de dispersión de alcalinidad, absorción de CO2 e impactos ambientales.

https://nantucketcurrent.com/news/whoi-plans-experiment-to-combat-climate-change-in-waters-southwest-of-nantucket

La ciencia detrás de este experimento es, en el mejor de los casos, especulativa. La compleja química del océano y la multitud de variables que afectan los procesos de secuestro de carbono hacen difícil predecir con precisión los resultados de tal intervención. Existen importantes incertidumbres sobre hasta qué punto el aumento de la alcalinidad conduce realmente a una mayor absorción de CO₂.

En un comunicado de prensa, la EPA dijo que «no anticipa ningún impacto ambiental o de otro tipo mensurable más allá de los períodos de seguimiento del estudio» y el sitio web de Woods Hole destaca que debido a la pureza del hidróxido de sodio, «los efectos sobre la calidad del agua son limitados». . sólo por el efecto sobre el pH.»

https://nantucketcurrent.com/news/whoi-plans-experiment-to-combat-climate-change-in-waters-southwest-of-nantucket

Vaya, dile a los peces y otros organismos que envenenas con lejía. Bien podría ser pesca con dinamita.

Seguiremos la adición de 20 toneladas de NaOH durante ~5 días, lo que resulta en el secuestro potencial de hasta 20 toneladas de CO2. Este experimento es de escala lo suficientemente pequeña como para que cualquier impacto inmediato sea mínimo y, al final de los experimentos, cualquier efecto de la alcalinidad se diluya por completo hasta las condiciones iniciales.

https://nantucket-current.nyc3.cdn.digitaloceanspaces.com/assets/1-LOCNESS_PermitApplication_Resubmission4_29042024_South-of-Mass.pdf

Además, no se pueden subestimar los posibles impactos ecológicos del vertido de una sustancia cáustica como la lejía al océano. La lejía, o hidróxido de sodio, es una base fuerte que puede causar quemaduras químicas graves y dañar la vida marina si no se maneja adecuadamente. Existen riesgos asociados con el cambio de la química de los océanos, incluido el daño potencial a los ecosistemas marinos y los organismos que viven en ellos.

Las posibles consecuencias ambientales del experimento son diversas. El cambio en la alcalinidad de los océanos puede alterar el delicado equilibrio de los ecosistemas marinos. Son especialmente preocupantes los efectos sobre el fitoplancton, que constituye la base de la red alimentaria oceánica. Estos microorganismos son cruciales para los ciclos del carbono y cualquier cambio significativo en su entorno puede tener efectos en cascada en todo el ecosistema.

Quienes se oponen a la geoingeniería se muestran escépticos sobre la confianza de los científicos y advierten que las intervenciones humanas en el medio ambiente a menudo tienen consecuencias no deseadas.

https://nantucketcurrent.com/news/whoi-plans-experiment-to-combat-climate-change-in-waters-southwest-of-nantucket

Además, la introducción de lejía puede provocar zonas localizadas de pH elevado, lo que puede dañar la vida marina, en particular las especies sensibles a los cambios en su entorno. Este es un riesgo importante que parece minimizarse en la búsqueda de soluciones de geoingeniería.

La geoingeniería no debe considerarse un enfoque viable para la gestión ambiental. Las amenazas percibidas asociadas con el cambio climático no deberían llevarnos a medidas tan extremas.

A la luz de las importantes incertidumbres y los riesgos potenciales asociados con este experimento, es fundamental actuar con cautela. Tirar lejía al océano sin una comprensión integral de sus posibles impactos es un enfoque imprudente que puede provocar daños imprevistos y posiblemente irreversibles.

Los críticos argumentan que las posibles consecuencias negativas de tales experimentos superan con creces cualquier beneficio teórico, particularmente dada la actual falta de comprensión de los procesos químicos oceánicos y la posibilidad de consecuencias no deseadas.

El plan del WHOI de arrojar lejía al océano como medio para abordar un problema especulativo es una iniciativa profundamente equivocada y peligrosa. Las incertidumbres científicas y los riesgos ambientales potenciales asociados con este experimento superan con creces cualquier beneficio especulativo. La geoingeniería no debe considerarse un enfoque viable para la gestión ambiental y las supuestas amenazas asociadas con el cambio climático no deben llevarnos a medidas tan extremas.

A medida que continuamos explorando formas de mantener un medio ambiente saludable, es imperativo que demos prioridad a enfoques que se basen en ciencia sólida y que minimicen los riesgos para los ecosistemas de nuestro planeta. Debemos asegurarnos de no llevar a cabo intervenciones que puedan causar más daño que bien. El experimento WHOI sirve como un claro recordatorio de la necesidad de prudencia y responsabilidad en nuestros esfuerzos por gestionar nuestros recursos naturales. así como también cómo el fanatismo hacia la ideología arroja todo eso por la ventana.

Este imprudente experimento de vertido de lejía es un testimonio de la desesperación y la miopía que a menudo acompañan a las propuestas de geoingeniería. En lugar de recurrir a estrategias de alto riesgo, deberíamos centrarnos en prácticas ambientales realistas y basadas en evidencia, que garantizarán un medio ambiente más saludable y estable para las generaciones futuras.

Source link

Hi, I’m Conchita Garcia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *