Mochis NoticiasSalud y DeportesPor qué tenemos más sexo en verano que en cualquier otra época del año
Mochis NoticiasSalud y DeportesPor qué tenemos más sexo en verano que en cualquier otra época del año
Salud y Deportes

Por qué tenemos más sexo en verano que en cualquier otra época del año

Por qué tenemos más sexo en verano que en cualquier otra época del año
Por qué tenemos más sexo en verano que en cualquier otra época del año


Por el Dr. Justin

No categorizado

La mayoría de los animales tienen una temporada de reproducción. Sólo lo hacen en épocas concretas del año que coinciden con periodos fértiles. Por el contrario, los humanos somos lo que los científicos llaman «reproductores continuos», lo que significa que somos DTF durante todo el año. Podemos hacerlo en cualquier momento y en cualquier lugar. Sin embargo, si bien no tenemos un calendario limitado para el sexo, el comportamiento sexual humano todavía tiene una estacionalidad. Resulta que las personas constantemente tienen más relaciones sexuales en determinadas épocas del año y menos en otras. En concreto, lo que muestran los datos es que el horario de verano parece coincidir con un pico de actividad sexual. Entonces, ¿cuál es el problema con eso? Exploremos lo que dicen las investigaciones sobre la época sexy del verano.

La ciencia del sexo de verano

Antes de entrar en las razones por las que las personas tienen más relaciones sexuales en los meses de verano, veamos primero la evidencia que respalda la idea de que hay un cambio estacional en el comportamiento sexual. Hay varios datos que sugieren que el clima será cada vez más cálido. Por ejemplo, si observa nuestro comportamiento sexual en línea, las investigaciones encuentran que buscamos más pornografía en el verano. Las búsquedas de citas online también aumentan al mismo tiempo. De manera similar, cuando se analizan los datos de ventas de herramientas para el sexo seguro, históricamente ha habido un aumento en las compras de condones en los meses de verano. Teniendo en cuenta los datos recopilados en las clínicas de salud sexual, lo que vemos es que las personas informan haber tenido un mayor número de parejas sexuales cuando acuden a hacerse pruebas de ITS en el verano en comparación con otras épocas del año. Esto es cierto tanto para hombres como para mujeres de todas las orientaciones sexuales. En consecuencia, los datos clínicos también muestran que la probabilidad de ser diagnosticado con una infección de transmisión sexual es mayor en el verano. En resumen, toda la evidencia sugiere que estamos saliendo y teniendo más relaciones sexuales (y más parejas) en el verano. Sin embargo, para entender por qué sucede esto, debemos mirarlo a través de una biopsicosocial lente porque hay factores biológicos, psicológicos y sociales que contribuyen a esto.

El verano parece coincidir con el pico de actividad sexual.

El papel de la biología: la exposición a la luz solar aumenta la testosterona

Los investigadores han descubierto que la exposición a la luz UVB parece provocar cambios en las hormonas y el comportamiento sexual tanto en animales como en humanos. Por ejemplo, en estudios con animales, los ratones expuestos a la luz UVB muestran un aumento de las hormonas sexuales. Además, tanto los ratones machos como las hembras posteriormente participan en más comportamientos de apareamiento. La investigación en humanos ha encontrado algo similar. En un estudio en el que se pidió a hombres y mujeres que evitaran la exposición a la luz solar durante dos días o que pasaran aproximadamente media hora al sol cada día, las muestras de sangre mostraron un aumento de testosterona en los días en que las personas recibían más sol. Por tanto, la exposición a la luz solar parece tener un impacto fisiológico directo en el cuerpo. Y como el verano es la época más soleada del año, es cuando experimentaremos el mayor efecto. Entonces, parte del aumento sexual del verano es hormonal: simplemente tendemos a tener más testosterona en nuestros cuerpos, lo que abre la puerta a más sentimientos de excitación y deseo sexual. Pero no se trata sólo de testosterona. La luz solar también aumenta la producción del neurotransmisor serotonina, que desempeña un papel importante en la regulación del estado de ánimo (razón por la cual los antidepresivos más populares están diseñados para atacar la serotonina). Es lógico que si tenemos más de estos neurotransmisores que nos hacen sentir bien en nuestro sistema durante el verano, esto también puede abrir la puerta a una mayor actividad sexual.

El papel de la psicología: transferencia de entusiasmo

Durante los meses de verano, tendemos a participar en actividades nuevas y más emocionantes. Por ejemplo, esta suele ser la época del año en la que la gente se va de vacaciones, visita parques de atracciones y realiza actividades divertidas al aire libre, como nadar. Cuando participamos en cosas nuevas y excitantes como esta, tenemos el efecto de aumentar nuestra excitación fisiológica, que puede convertirse en (o amplificar) excitación sexual. Los psicólogos se refieren a esto como «transferencia de excitación» y básicamente significa que la excitación de una situación intensifica la excitación de otra situación. Por ejemplo, los estudios han encontrado que cuando las personas acaban de participar en algo intenso (como hacer ejercicio o montar en una montaña rusa), posteriormente experimentan un aumento en la atracción sexual hacia otras personas. En otras palabras, si haces algo fisiológicamente excitante y luego conoces a alguien nuevo, las posibilidades de atracción aumentan. Más allá de la transferencia de excitación, en verano también se produce un cambio más amplio en nuestra psicología sexual debido a que es un período durante el cual la mayoría de nosotros tenemos más tiempo libre. Tomarse un tiempo libre de la escuela o del trabajo puede hacernos sentir menos estresados ​​y más relajados, lo que puede crear más oportunidades para sentir deseo y excitación.

Si haces algo fisiológicamente excitante y luego conoces a alguien nuevo, las probabilidades de atracción aumentan.

El papel del medio ambiente: abundan las señales atractivas

Piensa por un momento en cómo te vistes de manera diferente en verano en comparación con las épocas más frías del año. ¡Lo más probable es que uses menos ropa! El verano naturalmente se presta a un ambiente más sexual. Es una época en la que verás mucha ropa diminuta, corredores sin camiseta y gente en traje de baño. En otras palabras, el entorno que nos rodea es muy diferente y es posible que simplemente estemos viendo más señales de excitación. Este efecto puede amplificarse si viaja o se va de vacaciones a la playa, donde podrá ver y conocer a mucha gente nueva y atractiva. Al mismo tiempo, el simple hecho de estar en un entorno nuevo puede resultar excitante en sí mismo. Tal vez te quedes en una sexy habitación de hotel, nadando bajo una cascada o dándote un chapuzón nocturno en un jacuzzi. Las vacaciones de verano a menudo nos llevan a lugares que asociamos con la pasión y el romance, lo que aumenta aún más las señales sexys.

Comidas para llevar

Los datos son claros: la gente tiene más relaciones sexuales y, en general, se siente más cachonda en verano que en otras épocas del año. Entonces, si alguna vez has notado que tu comportamiento sexual tiende a ser estacional, ¡no estás solo! Sin embargo, no hay una sola razón detrás de esto. Una poderosa combinación de factores biológicos, psicológicos y ambientales trabajan juntos para hacer del verano la estación más sexy.

Referencias:

Parikh, R., Sorek, E., Parikh, S., Michael, K., Bikovski, L., Tshori, S.,… y Levy, C. (2021). La exposición de la piel a la luz UVB induce un eje piel-cerebro-gonadal y un comportamiento sexual. Informes celulares, 36(8), 109579.

Cornelisse, VJ, Chow, EP, Chen, MY, Bradshaw, CS y Fairley, CK (2016). Calor del verano: un análisis transversal de las diferencias estacionales en el comportamiento sexual y las enfermedades de transmisión sexual en Melbourne, Australia. Infecciones de transmisión sexual.

Cambios estacionales en los patrones de búsqueda de pornografía, prostitución y citas en línea en Google: Markey, PM y Markey, CN (2013). Variación estacional en las búsquedas de palabras clave en Internet: una evaluación indirecta del comportamiento de apareamiento sexual. Archivos de comportamiento sexual, 42 (4), 515-521.

Meston, CM y Frohlich, PF (2003). Amor al primer susto: la pareja de la pareja modera la transferencia de excitación inducida por la montaña rusa. Archivos de conducta sexual, 32, 537-544.

Source link

Hi, I’m Javier Vega

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *