Pintura inicial y final
Pintura inicial y final

Un lector preguntó: «¿En qué se diferencia tu proceso de pensamiento al principio de una pintura al aire libre en comparación con el final?»

Al inicio de un cuadro pienso en el concepto o sentimiento que quiero transmitir. Esa intención guía la elección del marco y los colores que puedo elegir. El proceso de pensamiento siempre viene antes que la pintura, y si es una ilustración de estudio, la trabajo en bocetos.

Si me pusiera a dibujar o pintar sin tener una idea clara, probablemente algo andaría mal.

Mi primer objetivo es hacer una base con líneas simples dibujadas con pincel, lápiz de grafito o lápiz acuarelable. Si mi objetivo es capturar el sujeto de manera bastante literal o precisa, puedo medir y verificar un poco. Otras veces puedo simplemente usar los elementos que tengo frente a mí para construir una idea que está a medio formar en mi cabeza.

De cualquier manera, mi objetivo al principio es poner los elementos grandes.

Por ejemplo, cuando pinté este cementerio irlandés, me inspiré para expresar algo emocionalmente profundo. Es difícil de expresar con palabras, pero supongo que se trata de vida y luz que van más allá de los límites de la tierra y la piedra. Esa sensación proviene en parte de la luz de la mañana que toca las superficies de piedra. Tuve que mover las lápidas como piezas de ajedrez y hacer que una de ellas fuera central.

Puede haber momentos de lucha, especialmente en las primeras etapas, cuando intento alinear la pintura real con la visión original en mi cabeza. Para superar esto, a menudo me concentro en perfeccionar un área y construir a partir de ahí.

A medida que avanzo hacia las últimas etapas de la pintura, mi atención se desplaza hacia la escena. Pienso en los detalles. Si la pintura va bien, mi atención se desplaza de la mecánica de los pinceles, las superficies y los trazos al espacio virtual que intento evocar.

Si quedaste demasiado atrapado en preocupaciones superficiales como esta al final del juego, probablemente no entendiste el punto. Resumir la idea inicial en un boceto rápido o incluso en unas pocas palabras puede resultar muy útil.

La parte más difícil es la etapa de pensar, por eso digo: pintar es fácil, pensar es difícil.

Source link

Hi, I’m Corina Guzman

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *