Mochis NoticiasCienciaLos científicos convierten los glóbulos blancos en grasas que queman calorías y que pueden transformar la pérdida de peso
Mochis NoticiasCienciaLos científicos convierten los glóbulos blancos en grasas que queman calorías y que pueden transformar la pérdida de peso
Ciencia

Los científicos convierten los glóbulos blancos en grasas que queman calorías y que pueden transformar la pérdida de peso

Los científicos convierten los glóbulos blancos en grasas que queman calorías y que pueden transformar la pérdida de peso
Los científicos convierten los glóbulos blancos en grasas que queman calorías y que pueden transformar la pérdida de peso

medida de cintura
Crédito: Pixabay.

Un nuevo estudio de la Universidad de California, San Francisco (UCSF), revela un método prometedor para transformar las células grasas blancas ordinarias en células grasas beige que queman calorías. De hecho, esto significa que la grasa quema calorías en lugar de almacenarlas.

Si bien esta transformación sólo se ha demostrado en ratones, este descubrimiento podría allanar el camino para nuevas terapias para perder peso.

Transformación de grasa

Los humanos tenemos tres tipos de células grasas: blancas, marrones y beige. Los glóbulos blancos sirven principalmente como almacenamiento de energía, acumulando calorías para utilizarlas más adelante. Cuando tenemos demasiados glóbulos blancos, aumentamos de peso. Las células de grasa parda, por otro lado, se especializan en quemar energía para generar calor, lo que ayuda a mantener la temperatura corporal. Esta función es particularmente importante en los recién nacidos y durante la exposición al frío. Las células grasas beige son híbridas; pueden almacenar grasa cuando hay exceso de energía pero también quemar energía cuando se activan por cosas como el frío, el estrés y tratamientos específicos.

Ilustración de tipos de células grasas (adipocitos)
Crédito: Wiley.

Los investigadores han demostrado cómo la supresión de una proteína específica llamada KLF-15 en los glóbulos blancos puede convertirlos en células grasas beige. En otras palabras, esta proteína puede cambiar la función de las células grasas, pasando de almacenar calorías a quemar calorías. Sorprendentemente, esta transformación no tiene por qué partir de células madre, como se pensaba anteriormente.

«Muchas personas pensaron que esto no era factible», afirmó el autor principal Brian Feldman, profesor de endocrinología pediátrica de la UCSF. «Hemos demostrado no sólo que este enfoque funciona para convertir estas células grasas blancas en células beige, sino también que el umbral para hacerlo no es tan alto como pensábamos».

El papel de la proteína KLF-15

En sus experimentos con ratones genéticamente modificados para carecer de KLF-15, los investigadores encontraron que las células grasas blancas se volvían beige. Estos hallazgos fueron confirmados mediante el cultivo de células grasas humanas, que revelaron que KLF-15 controla la abundancia del receptor Adrb1, crucial para mantener el equilibrio energético.

Intentos anteriores de estimular un receptor relacionado conocido como Adrb3 provocaron pérdida de peso en ratones. Pero los ensayos en humanos de medicamentos que actúan sobre este receptor han fracasado y no han logrado replicar el efecto de pérdida de peso.

Sin embargo, apuntar al receptor Adrb1 puede ser más eficaz. Los investigadores creen que este enfoque podría tener ventajas significativas sobre los medicamentos inyectables actuales para bajar de peso como Ozempic, evitando potencialmente efectos secundarios como náuseas y proporcionando efectos más duraderos.

Esta investigación es un paso prometedor hacia el desarrollo de nuevos medicamentos para bajar de peso. Los métodos tradicionales, incluidos los destinados a suprimir el apetito y controlar el azúcar en sangre, a menudo conllevan efectos secundarios no deseados. Al centrarse en la conversión de la grasa blanca existente en grasa beige, este nuevo enfoque apunta directamente a los depósitos de grasa, ofreciendo potencialmente una solución más eficiente y sostenible.

Las implicaciones de este estudio son profundas dado el aumento global de las tasas de obesidad. Los últimos datos indican que casi el 40% de los adultos estadounidenses son obesos y otro 30% tienen sobrepeso. La obesidad afecta a algunos grupos más que a otros, incluidos los adultos negros no hispanos y los adultos con menor educación. Muchos adultos obesos padecen otras enfermedades crónicas graves, como diabetes y enfermedades cardíacas.

«Ciertamente no estamos en la línea de meta, pero estamos lo suficientemente cerca como para que se pueda ver claramente cómo estos descubrimientos pueden tener un gran impacto en el tratamiento de la obesidad», afirmó Feldman.

Los hallazgos aparecieron en el Revista de investigación clínica.

¡Gracias por tus comentarios!

Source link

Hi, I’m Conchita Garcia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *