Mochis NoticiasCienciaLas tetas grandes tienen una memoria sorprendentemente buena y son mucho más inteligentes de lo que pensábamos
Mochis NoticiasCienciaLas tetas grandes tienen una memoria sorprendentemente buena y son mucho más inteligentes de lo que pensábamos
Ciencia

Las tetas grandes tienen una memoria sorprendentemente buena y son mucho más inteligentes de lo que pensábamos

Las tetas grandes tienen una memoria sorprendentemente buena y son mucho más inteligentes de lo que pensábamos
Las tetas grandes tienen una memoria sorprendentemente buena y son mucho más inteligentes de lo que pensábamos

tetas azules (Cyanistes caeruleus) y tetas grandes (Paro mayor) son aves pequeñas que se encuentran comúnmente en toda Europa y partes de Asia. Ambas especies son muy adaptables y prosperan en una variedad de hábitats, incluidos bosques, jardines y parques. Según un nuevo estudio, también tienen una memoria episódica muy desarrollada que les ayuda a encontrar comida. Esto no era en absoluto lo que esperaban los investigadores.

tetas azules
Tetas azules. Imagen vía Wiki Commons.

La memoria episódica es lo que la mayoría de la gente llama simplemente «memoria». Es la capacidad de recordar eventos y experiencias pasadas y tradicionalmente se ha considerado una habilidad exclusiva de los humanos. Sin embargo, las investigaciones muestran que estamos lejos de ser únicos en lo que respecta a la memoria episódica.

Tetas y PIT

Para estudiar esta capacidad cognitiva en la naturaleza, los investigadores colocaron a 94 herrerillos salvajes etiquetas de transpondedor integrador pasivo (PIT). Los PIT son pequeños dispositivos implantables que se utilizan para la identificación y el seguimiento de animales. Estas etiquetas contienen un microchip con un código de identificación único, que puede ser leído por un escáner que emite una señal de radio de baja frecuencia.

Luego, los investigadores utilizaron estos dispositivos para monitorear cómo las aves manejaban dos tareas.

La primera tarea se centró en la memoria qué-dónde-cuándo, que implica recordar el contenido, el lugar y el momento de los acontecimientos. Las aves han aprendido a asociar comederos específicos con diferentes tipos de alimentos y disponibilidad temporal. Por ejemplo, un comedero con un alimento preferido (pipas de girasol) es inaccesible después de un cierto período, mientras que un alimento menos preferido (trozos de maní) permanece disponible. Esta configuración imitaba escenarios de alimentación naturales y requería que las aves recordaran qué comedero tenía qué tipo de alimento y cuándo estaba disponible.

La segunda tarea examinó la codificación incidental, la capacidad de las aves de recordar automática e involuntariamente detalles espaciales y visuales de su entorno mientras se concentran en otra cosa. Los comederos se dispusieron en patrones espaciales distintivos (triángulo o matriz lineal) y se marcaron con colores o patrones únicos. Las aves tuvieron que recordar el alimento específico que habían visitado previamente para volver a encontrar el alimento, poniendo a prueba su memoria incidental.

Los resultados fueron convincentes.

Carbonero común (arriba, derecha) y herrerillo común (abajo, izquierda). Imagen vía Wiki Commons.

En la prueba de memoria de qué, dónde y cuándo, tanto los herrerillos azules como los carboneros mostraron una clara capacidad para recordar los detalles específicos de sus experiencias alimentarias. Recordaron con éxito el tipo de comida, la ubicación del comedero y el tiempo transcurrido desde su última visita. Esta capacidad de integrar diferentes tipos de información es una característica de la memoria episódica.

«Las aves se comportaban naturalmente en un ambiente familiar, por lo que capturamos algo más realista que si las aves estuvieran en cautiverio. Fue extraordinario ver a estas aves desempeñarse bien en nuestras tareas de memoria y al mismo tiempo experimentar muchos otros recuerdos en la naturaleza. Para nosotros, la investigación de campo es un desafío porque las aves son completamente libres de no participar en nuestros experimentos y simplemente volar, pero hemos demostrado que este tipo de prueba de inteligencia funciona en la naturaleza», dice la autora principal, Dra. Gabrielle Davidson, de la Universidad de Dijo Anglia Oriental.

En la tarea de codificación incidental, los pájaros también mostraron notables habilidades de memoria. Pudieron recordar información espacial incidental sobre las ubicaciones de los comederos. Curiosamente, las aves jóvenes, pero no los adultos, también pueden recordar información visual codificada incidentalmente, lo que sugiere que las aves más jóvenes pueden depender más de señales visuales durante la excavación.

«Estos hallazgos proporcionan la primera evidencia de memoria episódica como en la naturaleza y muestran que los herrerillos azules y grandes tienen un sistema de memoria más flexible de lo que habíamos supuesto», añadió el primer autor James Davies, del Laboratorio de Cognición Comparada de la Universidad de Cambridge.

“Estudios anteriores sobre la memoria episódica han involucrado especies de aves con cerebros más grandes, como los córvidos (cuervos y grajos), que esconden comida. Este estudio se centra en aves más generalistas y de mente más pequeña que no esconden su comida. Nuestros hallazgos sugieren que estas aves son más inteligentes de lo que se les atribuye».

Los hallazgos no sólo arrojan más luz sobre lo que alguna vez se pensó que era una habilidad poco común, sino que también pueden hacernos repensar la evolución de la memoria en las aves. Este sistema de memoria puede haber evolucionado de forma independiente en diferentes linajes para enfrentar desafíos ecológicos similares.

Nicola Clayton, profesora de cognición comparada en la Universidad de Cambridge, autora del estudio y Ph.D. supervisor, dijo que era fascinante ver a estas especies invisibles exhibir memoria episódica como esa.

“Cuando comencé esta investigación a finales de los años 1990, la mayoría de los psicólogos asumieron que la capacidad de recordar el ‘qué’, el dónde y el cuándo’ de acontecimientos pasados ​​únicos era exclusivamente humana. Los hallazgos iniciales en los arrendajos mostraron que este no era el caso. Investigaciones posteriores sugieren que esta capacidad está mucho más extendida en el reino animal de lo que pensábamos anteriormente».

El siguiente paso de los investigadores ahora es ver si las aves con mejor memoria han mejorado el éxito reproductivo. Si este es el caso, indicaría que el sistema de memoria surgió como una adaptación a condiciones ambientales desafiantes.

James Davies et al, Recuerdo tipo episodio en tetas azules y tetas grandes salvajes, Biología actual (2024). DOI: 10.1016/j.cub.2024.06.029. www.cell.com/current-biology/f… 0960-9822(24)00813-3

¡Gracias por tus comentarios!

Source link

Hi, I’m Conchita Garcia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *