Mochis NoticiasNoticias InternacionalesLa violencia en la República Democrática del Congo ha obligado a cientos de estudiantes a abandonar la escuela. Es posible que nunca regresen.
Mochis NoticiasNoticias InternacionalesLa violencia en la República Democrática del Congo ha obligado a cientos de estudiantes a abandonar la escuela. Es posible que nunca regresen.
Noticias Internacionales

La violencia en la República Democrática del Congo ha obligado a cientos de estudiantes a abandonar la escuela. Es posible que nunca regresen.

La violencia en la República Democrática del Congo ha obligado a cientos de estudiantes a abandonar la escuela.  Es posible que nunca regresen.
La violencia en la República Democrática del Congo ha obligado a cientos de estudiantes a abandonar la escuela.  Es posible que nunca regresen.

KISANGANI, REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO — En una fresca mañana en Lubunga, una comuna semiurbana en la margen izquierda del río Congo, Carine Masala seguía con entusiasmo una lección de historia. De repente, gritos perforaron el aire y la gente corrió por el recinto escolar.

Carine vio a su madre correr hacia el salón de clases gritando que tenían que irse de inmediato. Sin saber lo que estaba pasando, Carine siguió a su madre y ambas corrieron para salvar sus vidas.

Esto fue en mayo de 2023. Desde entonces, Carine, como cientos de otros estudiantes de las 71 escuelas de Lubunga, no ha vuelto a clase debido a un conflicto que estalló entre las comunidades de Mbole y Lengola el año pasado.

Como muchas otras personas que huyeron de la violencia, la familia de Carine acabó en un campo para desplazados internos, en el edificio de la alcaldía de Kisangani. Es uno de los muchos refugios temporales de la ciudad. «Mis padres y yo hemos estado viviendo en este edificio administrativo. Mis hermanos y yo no hemos podido ir a la escuela desde que llegamos», dice Carine, de 13 años, que estaba en el primer año de secundaria cuando estalló la violencia.

Los efectos en los niños ya son evidentes. Varios de los que viven en los campos han recurrido a la venta ambulante para ganar dinero. Otros, huérfanos por el conflicto y sin esperanzas de regresar a la escuela, se han dedicado a la mendicidad o a buscar trabajo en restaurantes improvisados, donde se les asignan tareas como ir a buscar agua o lavar platos. El director de la escuela Kandolo, Mathieu Kibali, dice que el futuro de los estudiantes desplazados aún es incierto. Dice que muchos tendrán que repetir sus clases debido a la falta de documentos escolares, como boletas de calificaciones, que registran el desempeño de los estudiantes.

Jackson Bosokondo, profesor de psicología educativa en la Universidad de Kisangani, dice que las consecuencias más importantes son psicológicas y pueden provocar renuencia a aprender. «La salud mental de los niños se ve afectada», afirma. «Sufren de depresión y trastorno por déficit de atención».

Un informe de mayo de 2023 de la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios encontró que la violencia se desarrolló en tres oleadas entre febrero y mayo del año pasado. El motivo fue un desacuerdo entre las dos comunidades respecto de un terreno en las afueras del distrito de Lubunga. En febrero de 2023, el gobierno provincial y una empresa productora de aceite de palma firmaron un acuerdo que permite a esta última ocupar un terreno de 4.000 hectáreas (15 millas cuadradas) durante cinco años. No contentos con este desarrollo, los miembros de la comunidad Mbole acusaron a los Lengola de ceder tierras que no les pertenecían.

ampliar la imagen

ampliar Exposición

Zita Amwanga, GPJ RDC

Carine Masala, de 13 años, posa para una fotografía en un campo de desplazados en Kisangani, República Democrática del Congo. Carine no ha podido asistir a la escuela durante el último año después de que un conflicto entre las comunidades Mbole y Lengola desplazara a su familia.

Héritier Isomela, presidente de Sauti ya Lubunga, un grupo de la sociedad civil, estima que alrededor de 500 personas han muerto en el conflicto desde mayo de 2023. Datos recientes de la OCAH muestran que esta cifra ha aumentado a más de 740 en mayo de este año. Según un informe de OCHA de mayo de 2023, el conflicto desplazó a aproximadamente 92.400 personas.

Jupson Popolipo, alcalde de la comuna de Kisangani, dio la bienvenida a los desplazados al campamento temporal en el edificio donde se encuentra su oficina. Calculó el número de niños en edad escolar que vivieron en el campamento el año pasado en más de 300. Ese número había aumentado a más de 500 en febrero de este año.

Héritier Okita, un niño de 11 años que vive en el campo, dice que su madre murió en el conflicto. Los vecinos llevaron al campamento a Héritier, que estaba en quinto año de escuela primaria, el año pasado. Ahora vende agua en la calle para mantener a sus dos hermanos menores, de 6 y 3 años. Héritier sueña con volver a la escuela y espera un milagro.

“Me quedé sin hogar y sin padres. Mi futuro es hipotético. No sé cómo volver a la escuela», dice.

Preocupados por el fracaso de sus hijos, los padres de los niños que viven en el campo quieren que el gobierno provincial los ayude a regresar a la escuela.

El año escolar comenzó el 4 de septiembre de 2023, después de las vacaciones de verano de julio y agosto, pero muchos niños, como Carine, que fueron desplazados por el conflicto, no pudieron terminar el año escolar anterior. Este mes, al final del año académico, las escuelas volverán a cerrar, sin que se indique cuándo los niños desplazados por la violencia podrán retomar sus estudios.

Maurice Kebula, que huyó del conflicto, está preocupado por su hijo, Caleb Kasongo, que cursa segundo año de secundaria. Los estudiantes deben aprobar un examen nacional de este nivel para continuar con la educación secundaria superior. Caleb no pudo realizar la prueba.

«Lo perdí todo cuando salí del armario, así que no puedo permitirme pagar los gastos del examen», dice Kebula.

“Me quedé sin hogar y sin padres. Mi futuro es hipotético. No sé cómo volver a la escuela».

Georges Monde, ministro de educación primaria, secundaria y técnica de la provincia de Tshopo, dice que el gobierno provincial ha tomado medidas para permitir que algunos estudiantes realicen sus exámenes. Por ejemplo, el gobierno cubrió las tasas de algunos de los estudiantes del último año para realizar sus exámenes.

Assani Lubumba, que cursaba el último año de secundaria, no pudo terminar el curso escolar 2022-2023.

“Estoy en mi último año y tuve que dejar todas mis notas de clase. Tengo que empezar de nuevo. Mis padres están desempleados. No pueden soportarlo», dice Assani, que tuvo que huir de la escuela de Kandolo y ahora vive en el campo de desplazados.

Bosokondo dice que los estudiantes que no pudieron terminar el año deben volver a sus estudios.

Dice que si bien no hay consecuencias académicas para quienes repiten clases, el nivel de trauma que vivieron los niños dejará una huella.

«Por eso pido a las ONG y otras organizaciones que luchan por los derechos de los niños que creen un programa de apoyo para ayudar a estos niños que han sufrido violencia, o estos acontecimientos tendrán un impacto en su futuro», afirma Bosokondo.

Carine recuerda la vida antes de que estallara la violencia. Vivía con sus padres y cuatro hermanos en el distrito de Osio, dentro de la comuna de Lubunga. Su padre era agricultor, mientras que su madre vendía productos del campo familiar. La vida era buena y sus padres podían pagar todas las tasas escolares de sus hijos.

Pero el futuro ahora es incierto y Carine no guarda esperanzas. Se preocupa por lograr su objetivo de estudiar enfermería. Debido al tiempo ya perdido y a la incapacidad de sus padres para pagar sus cuotas, Carine no está segura de poder terminar la escuela secundaria.

«Necesito volver a la escuela, pero es imposible», dice. «Aquí en el campo no hay escuela y mis padres no pueden ayudarme. La situación es cada vez más difícil».



Source link

Hi, I’m Livier Manzo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *