Mochis NoticiasCienciaLa investigación encuentra la edad principal del movimiento de las estrellas en las galaxias
Mochis NoticiasCienciaLa investigación encuentra la edad principal del movimiento de las estrellas en las galaxias
Ciencia

La investigación encuentra la edad principal del movimiento de las estrellas en las galaxias

Crédito: Unsplash+.


Imagine un universo donde las galaxias bailan en un ballet cósmico. Cuando son jóvenes, sus estrellas giran de manera limpia y ordenada.

Pero a medida que las galaxias envejecen, esta danza se vuelve más caótica y las estrellas se mueven en patrones impredecibles.

Esta no es una historia de fantasía celestial sino el resumen de un estudio reciente que encontró que la edad de las galaxias es el factor principal en esta transformación.

A diferencia de lo que se pensaba anteriormente, lo que cambia la danza de sus estrellas no es dónde vive una galaxia en el universo o qué tan grande es, sino simplemente su edad.

Scott Croom, profesor e investigador, junto con su equipo, hicieron este descubrimiento. Observaron galaxias de diferentes edades y descubrieron que las más jóvenes tienen estrellas que se mueven juntas en rotación suave.

Las galaxias más antiguas, sin embargo, tienen estrellas que se mueven de forma más aleatoria. Este hallazgo nos ayuda a comprender no sólo de dónde venimos, sino también hacia dónde se dirige el universo.

Su investigación abarcó universidades de todo el mundo y utilizó datos del SAMI Galaxy Survey.

Este estudio examinó 3.000 galaxias, proporcionando una visión amplia de la complejidad del universo. Es como tomar una fotografía gigante de galaxias en diferentes etapas de sus vidas para ver cómo crecen y cambian.

Este descubrimiento sobre las galaxias es sólo una parte del gran rompecabezas de la comprensión del universo. Es un paso hacia el perfeccionamiento de nuestros modelos de cómo evolucionan las galaxias, sentando las bases para estudios aún más detallados en el futuro.

Por ejemplo, el Hector Galaxy Survey pretende profundizar en esto, examinando 15.000 galaxias con mayor precisión.

Pero no sólo las estrellas nos cuentan nuevas historias. En la Tierra, los científicos están trabajando en formas de utilizar los principios de la mecánica cuántica para una comunicación segura.

En un mundo donde el cifrado tradicional podría eventualmente ser descifrado por computadoras cuánticas, los investigadores de DTU han dado un gran paso adelante. Lograron enviar una clave cuántica segura a una distancia récord de 100 kilómetros utilizando luz.

Este método, conocido como distribución continua de claves cuánticas variables (CV QKD), algún día podría proteger nuestra información más sensible de los piratas informáticos. Su belleza reside en las propiedades fundamentales de la mecánica cuántica.

Cuando intentas observar estos estados cuánticos, los cambia, haciendo que oír sea prácticamente imposible. Es un poco como intentar echar un vistazo a un mensaje secreto que se autodestruye en el momento en que lo miras demasiado de cerca.

El avance del equipo de DTU significa que este cifrado cuántico puede funcionar en distancias lo suficientemente largas como para ser útil en la práctica y puede integrarse en la infraestructura de Internet existente.

Esto podría revolucionar la forma en que protegemos todo, desde correos electrónicos personales hasta información de seguridad nacional.

Estos dos descubrimientos, desde la danza de las galaxias hasta el desarrollo de una comunicación inquebrantable, muestran el increíble viaje de la exploración científica.

Nos recuerdan los misterios del cosmos y la sabiduría de los humanos para desbloquear los secretos del universo. Cuando miramos hacia las estrellas o hacia nuestros cables de Internet, queda claro que tanto lo vasto como lo pequeño pueden revelar nuevas fronteras del conocimiento.

Los resultados de la investigación se pueden encontrar en Avisos mensuales de la Royal Astronomical Society.

Derechos de autor © 2024 Informe científico de Knowridge. Reservados todos los derechos.


Source link

Hi, I’m Conchita Garcia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *