Mochis NoticiasArte y EntretenimientoLa estructura de techo más antigua de Transilvania y algunos frescos del siglo XIV en Magyarvista
Mochis NoticiasArte y EntretenimientoLa estructura de techo más antigua de Transilvania y algunos frescos del siglo XIV en Magyarvista
Arte y Entretenimiento

La estructura de techo más antigua de Transilvania y algunos frescos del siglo XIV en Magyarvista

Se dedicó una rueda de prensa a la iglesia de Magyarvista (Viștea, Rumanía) en la Fundación László Teleki, para anunciar el resultado de las recientes investigaciones en el interior de la iglesia medieval del pueblo. La siguiente descripción general está escrita sobre la base del comunicado de prensa. La iglesia calvinista de Magyarvista en el condado de Cluj es uno de los monumentos medievales más famosos de Transilvania y la zona de Kalotaszeg. El edificio de piedra, de una sola nave, con ábside cuadrado y puerta oeste románica, fue construido probablemente a finales del siglo XIII. La primera mención documental del pueblo se remonta a 1229, y en 1291 pasó a ser propiedad de los transilvanos. obispo como donación real. La iglesia está ricamente decorada con carpintería pintada, entre las que destacan la silla sacerdotal reconvertida en estilo gótico tardío, el techo abovedado de la nave sostenido por vigas y columnas de madera, los bancos, las puertas de las entradas sur y oeste, el altar, el púlpito y la corona del púlpito. Junto al edificio se levanta un campanario del siglo XVIII; la campana más antigua que contiene data de 1487, de la época de Matías. Durante el último año se repararon las piedras exteriores de la iglesia, el mortero y la estructura del tejado, así como el campanario.

Los tesoros escondidos del edificio habían sido puestos de relieve por varios resultados de investigación: en 1913, István Gróh documentó en acuarelas diez escenas de pinturas murales ubicadas en la nave (no pudieron ser restauradas ni exhibidas en ese momento), y en 1935, semicirculares. muros de cimentación. Se encontraron dentro de la sacristía derrumbada, que puede ser parte de una iglesia circular medieval demolida. Una de las escenas copiadas por Gróh fue encontrada en 2008 en el muro sur de la nave, y junto a ella, en dos lados del ángulo sureste, se revelaron dos escenas relacionadas y hasta ahora desconocidas: Crucifixión con tres figuras y una imagen. de San Longino con asistentes. La pintura mural de la pared sur, que representa un barco de peregrinos azotado por una tormenta, data de alrededor de 1400, mientras que las imágenes de la esquina datan de principios del siglo XIV. También se descubrió que la pintura de la esquina originalmente estaba colocada bajo un dosel y formaba la decoración de un altar; hay muy pocos retablos con dosel similares en la Hungría medieval.

En 2022, con el apoyo de la Fundación László Teleki, continuó la inauguración de las pinturas murales del arco de triunfo de medio punto y también se llevó a cabo una investigación sobre la historia del arte. En este contexto, se ha sugerido que el interesante marco de piedra de la entrada sur y la cabecera cuadrada no son romanos sino góticos tardíos, como lo confirman algunas analogías con el marco de la puerta de la sacristía, y que la gran bóveda con la inscripción de 1498 en la piedra principal del santuario no es fruto de una intervención posterior, sino que toda esta estructura fue construida en aquella época.

La excavación del mural reveló una escena de la Anunciación en el muro oriental sobre el arco triunfal: a la izquierda, una figura fragmentaria del Arcángel Gabriel y el Señor, y a la derecha, un pequeño detalle de la figura de pie de María. se puede discernir. La Anunciación, dispuesta a los lados derecho e izquierdo del arco triunfal, tiene muchas analogías locales y extranjeras: Palermo, Capilla Palatina, Reichenau-Oberzell, Iglesia de San Jorge, Padua, Capilla de los Scrovegni, Karaszkó, Disznajó, etc. a la capa de yeso de principios del siglo XIV.

La investigación sobre el interior del arco triunfal también fue una sorpresa: se conservó el fragmento superior de la figura de la Maiestas Domini, colocado en una mandorla en el centro: su continuación estaba en la bóveda del santuario original derrumbado, que era mucho más pequeño que el que tenemos hoy. Por tanto, el fragmento mural también demuestra que el actual santuario es secundario respecto a la nave. La figura de Cristo iba acompañada de los símbolos de los cuatro evangelistas, dos de los cuales, el águila (Juan) y quizás el ángel (Mateo), este último sosteniendo un libro abierto, se conservan parcialmente. La minúscula inscripción del libro es parcialmente legible y contiene una línea del Apocalipsis de Juan. La pintura continuaba en la pared lateral con la galería de los apóstoles, de la que se conservan 2-3 figuras, entre las que se puede reconocer a San Andrés por la cruz en forma de X.

Estilísticamente, las pinturas murales del arco triunfal pertenecen a un estilo muy conocido en Transilvania, habitualmente llamado italo-bizantino sin distinción. Las analogías aparecen en muchos otros lugares: Csíkszentimre, Felvinc, Boroskrakkó, Szék, Ördöngösfüzes, etc. Aunque algunos estudiosos llaman a este espectacular estilo italo-bizantino, debido a su uso generalizado es más correcto hablar de una tendencia gótica centroeuropea en uso. la tradición italiana del Duecento. La datación exacta de las pinturas murales de este grupo es (era) problemática, ya que no se disponía de datos históricos, inscripciones u otra información de ningún tipo para ningún edificio, por lo que la datación de los monumentos oscila en la literatura desde 1310 hasta la década de 1340. Por este motivo, tuvo especial importancia la observación del restaurador de que el yeso del fresco estaba en contacto con el techo y, a través de él, con el techo. Lo ideal es utilizar el análisis dendrocronológico de los elementos de madera del techo para datar el mural con precisión anual (o incluso estacional), lo que puede proporcionar publicar algo (más tarde de…) fecha del mural. Con el apoyo de la Fundación László Teleki se llevó a cabo este importante estudio, que reveló que uno de los árboles de la estructura, que puede fecharse con precisión, fue talado en el invierno de 1329-30 para que la construcción de la La estructura podría haber sido construida ya en 1330, y las pinturas murales no pueden ser anteriores a esa fecha. Este dato se aplica tanto a la viga central que sostiene el techo de madera como al pilar de madera en el centro de la nave. Algunas partes de la estructura original del tejado también datan de esta época. Esta información proporciona datos fiables sobre las pinturas murales de Magyarvista y también sobre todo el círculo de monumentos.

La investigación dendrocronológica la llevó a cabo en otoño de 2022 el equipo Anno Domini Dendrolab de Csíkszereda, por iniciativa de los restauradores de las pinturas murales y de los historiadores del arte que investigaban en la iglesia. El estudio y posteriores análisis de laboratorio demostraron que la viga central longitudinal y la columna tallada que la sostiene en la nave datan del siglo XIV, de los años 1329-30. El análisis del círculo de vigas incorporadas en los muros de mampostería de piedra y de algunos elementos de la estructura actual de la cubierta de mediados del siglo XVII también indicó que la propia nave y la estructura de su cubierta anterior fueron construidas en esta época. En este caso, la datación es específica del año, ya que para la estructura anterior del tejado se utilizó el roble talado en el invierno de 1329/1330.

La investigación dendrocronológica muestra que el techo de madera de la nave y la antigua estructura de techo de la iglesia de Magyarvista, así como la columna y la viga principal que los sostiene, se construyeron en 1330, lo que la convierte en la estructura de techo y losa más antigua que se conserva en Transilvania. . , según nuestro conocimiento actual. La estructura del tejado del siglo XIV probablemente pueda reconstruirse basándose en elementos que se reutilizaron de la estructura anterior cuando se construyó el tejado actual, pero se necesitan más investigaciones y mediciones en el lugar.

Este descubrimiento de particular importancia fomenta más investigaciones sobre pintura mural, dendrocronología, arqueología e historia del arte, que esperamos se realicen en 2023. Con suerte, algún día podremos ver la decoración al fresco de la iglesia Magyarvista.

La investigación y restauración de Magyarvista estuvo a cargo de Lóránd Kiss, Zsolt Sólyom, Melinda Filep, Janka Melinda Oláh, Károly Sipos (restauración de pinturas murales, Imago Picta, Târgu Mures), Boglárka Tóth, István Botár, Denis Walgraffe (dendrocronología, Anno Domini Dendrolab, Csíkszereda), Attila Weisz (historia del arte). Texto de Loránd Kiss, Boglárka Tóth, Attila Weisz. Fotos cortesía de Attila Weisz.

Source link

Hi, I’m Corina Guzman

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *