Mochis NoticiasSalud y DeportesDesmentir los mitos comunes sobre las ETS • El blog Healthy Matters
Mochis NoticiasSalud y DeportesDesmentir los mitos comunes sobre las ETS • El blog Healthy Matters
Salud y Deportes

Desmentir los mitos comunes sobre las ETS • El blog Healthy Matters

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) se han vuelto cada vez más frecuentes en los debates sobre salud sexual, rompiendo así los límites tabú. Sin embargo, entre estas conversaciones suelen circular mitos y desinformación, que perpetúan conceptos erróneos que pueden provocar daños importantes.

Es crucial confrontar y corregir estas imprecisiones para promover la toma de decisiones informadas y salvaguardar la salud pública. En este artículo, le ayudaremos a comprender qué es una ETS y a disipar los mitos comunes sobre las ETS.

¿Qué es una ETS?

Una ETS es una infección que se transmite de una persona a otra a través del contacto sexual. Estas infecciones pueden ser causadas por bacterias, virus o parásitos y, por lo general, se transmiten a través de diferentes tipos de actividad sexual, incluidas las relaciones sexuales vaginales, anales u orales.

1. Mito: Puedes contraer una ETS si te sientas en el asiento del inodoro

Ésta es una idea errónea popular sobre las ETS. Si bien los baños públicos tienden a albergar gérmenes y bacterias, la probabilidad de contraer una ETS a través del asiento del inodoro es muy baja.

Las ETS se transmiten principalmente a través del contacto sexual, incluidas las relaciones vaginales, anales u orales, y no a través del contacto con los asientos del inodoro u otras superficies. Los organismos que causan ETS, como bacterias, virus y parásitos, requieren un entorno y un modo de transmisión específicos para infectar a una persona.

2. Mito: Todas las ETS se pueden curar

Mujer haciéndose pruebas de ETS

No todas las enfermedades de transmisión sexual (ETS) se pueden curar, pero muchas se pueden tratar eficazmente con medicamentos.

Por ejemplo, cuando las ETS bacterianas como la clamidia, la gonorrea y la sífilis se diagnostican y tratan adecuadamente, se pueden curar. Cuando has ido a un control médico totaly le recetan medicamentos como antibióticos, es esencial que complete todo el tratamiento según las indicaciones de un profesional de la salud para garantizar que la infección se elimine por completo.

Por el contrario, las ETS virales como el herpes genital, el VIH/SIDA y el virus del papiloma humano (VPH) actualmente no tienen cura. Sin embargo, hay medicamentos disponibles para controlar los síntomas, suprimir la replicación viral y reducir el riesgo de transmisión.

3. Mito: No se puede contraer una ETS mediante el sexo oral

Contrariamente a la creencia popular, la idea de que las ETS no se pueden contraer mediante el sexo oral es un error. El sexo oral implica utilizar la boca para estimular los genitales o el área genital de la pareja, y existen muchas ETS que pueden transmitirse a través de esta actividad.

Por ejemplo, practicar sexo oral con una pareja que tiene ETS genitales o anales/rectales puede provocar infecciones en la boca o la garganta, mientras que recibir sexo oral de una pareja con infecciones orales puede provocar ETS en el área genital.

Además, las personas pueden tener simultáneamente múltiples ETS y ciertas infecciones de transmisión oral, como la sífilis, la gonorrea y las infecciones intestinales, tienen el potencial de propagarse por todo el cuerpo. Además, la participación en sexo oral-anal puede transmitir hepatitis A y B, así como parásitos y bacterias intestinales. Es importante tener en cuenta que buscar pruebas y tratamiento en una clínica privada de ETS puede ayudar a abordar estas preocupaciones de manera efectiva.

4. Mito: Las ETS solo afectan a quienes tienen conductas sexuales riesgosas

Existe la idea errónea de que sólo las personas que participan en conductas sexuales promiscuas o riesgosas corren el riesgo de contraer ETS.

Sin embargo, cualquier persona que participe en una actividad sexual, independientemente del número de parejas o del tipo de prácticas sexuales involucradas, puede potencialmente contraer una ETS.

Es importante comprender que las ETS pueden afectar a cualquier persona, independientemente de su edad, género, orientación sexual o estado civil. Por lo tanto, es fundamental que todos den prioridad a las pruebas periódicas de ETS, practiquen sexo seguro y se comuniquen abiertamente con sus parejas sexuales sobre la salud sexual.

5. Mito: Puedes contraer una ETS solo una vez

Muchas personas creen erróneamente que una vez que han tenido una ETS, son inmunes a futuras infecciones. Sin embargo, esto está lejos de ser exacto. En realidad, es completamente posible contraer la misma ETS varias veces, así como diferentes a lo largo del tiempo.

Las ETS incluyen una variedad de infecciones causadas por bacterias, virus o parásitos, que generalmente se transmiten a través de sexual una actividad. Si bien algunas ETS pueden desaparecer por sí solas o responder bien al tratamiento, otras pueden persistir en el cuerpo o incluso reaparecer después del tratamiento inicial. Esto significa que las personas que han tenido una ETS en el pasado no necesariamente están protegidas de volver a contraerla.

Además, tener relaciones sexuales sin protección con una pareja infectada o con varias parejas aumenta significativamente el riesgo de contraer nuevas ETS.

Priorizar el bienestar sexual: un enfoque responsable de la salud sexual

Disipar los mitos comunes sobre las ETS es crucial para promover la toma de decisiones informadas y salvaguardar la salud pública. Estos conceptos erróneos perpetúan creencias falsas que pueden provocar daños importantes si no se abordan.

Al comprender qué es una ETS y disipar los mitos prevalentes sobre las ETS, las personas pueden tomar medidas proactivas para protegerse a sí mismas y a sus parejas. Es fundamental reconocer que las ETS pueden afectar a cualquier persona, independientemente de su edad, comportamiento sexual o estado civil. Las pruebas periódicas, la práctica de sexo seguro y la comunicación abierta con las parejas sexuales son vitales para prevenir la propagación de enfermedades de transmisión sexual y garantizar la salud y el bienestar sexual en general.



Source link

Hi, I’m Javier Vega

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *