Todos tenemos nuestros días malos cuando la negatividad nos quita lo mejor. Sin incautación, el pesimismo y la crítica habituales pueden tensar las relaciones y socavar nuestra propia ventura. Si reconoces algunas de estas tendencias en ti mismo, existen formas constructivas de cultivar hábitos de pensamiento más positivos. La negatividad sesga nuestro pensamiento de formas poco efectos. Reduce nuestra perspectiva, erosiona las relaciones y limita nuestro éxito. Con el autoconocimiento y el compromiso con el crecimiento personal, podemos exceder a los patrones arraigados de crítica o pesimismo. Este artículo explora las tendencias negativas comunes, así como los antídotos de la empatía, la plena atención y la psicología positiva. Signos de una persona negativa (10 principales) La negatividad puede surgir en diversas actitudes y comportamientos que tengan las relaciones a lo dadivoso del tiempo. A continuación, se muestran algunos signos habituales de que alguno se inclina cerca de el pesimismo o la crítica: Quejas frecuentes – La queja habitual sobre frustraciones menores, sin proponer soluciones, crea tensión. Críticas duras sobre las apariencias, opciones de estilo de vida o creencias: los comentarios críticos indican más la desaprobación que la intención constructiva. Suponiendo los peores escenarios: el pesimismo ponderado hace pensar en la catástrofe y aleja la consideración equilibrada. Descartar eventos o logros positivos: la minimización de los lados brillantes centrados en los defectos disminuye la honrado. Cinismo amargo sobre la naturaleza humana: contraer una intención egoísta alimenta el resentimiento y los conflictos. Sentirse victimizado: culpar a las fuerzas externas de la desgracia niega la responsabilidad personal. Repasar agravios del pasado: la obsesión por las viejas heridas impide la curación y el progreso. Rechazo rápido de sugerencias: el rechazo rápido limita las soluciones creativas. Difundir chismes o humor hostil: derribar reputaciones o burlarse de las diferencias divide a los grupos. Microgestionar a los demás: intentar controlar los resultados mediante críticas extremas o nerviosas es contraproducente. 7 consejos para tratar con personas negativas No te lo tomes personalmente. Recuerde que su negatividad a menudo es un reflexiva de su paisaje interior; en ingenuidad no se prostitución de vosotros. No dejes que sus críticas erosionen tu propia autoestima y confianza. Limite la exposición cuando sea necesario. Nadie debería tener que soportar una toxicidad excesiva. Aunque ceder las relaciones debería ser el zaguero procedimiento, está correctamente cercar las conversaciones y establecer límites en torno a un discurso aceptable en su presencia. Escuche con empatía, no críticamente. Hay muchas posibilidades de que las experiencias de vida difíciles alimentan su amargura. Escuchar con compasión, sin decidir, cuando necesitan desahogarse puede difundir las tensiones. Resaltar los aspectos positivos como maniquí. Equilibra las conversaciones inyectando optimismo cuando sea posible. Compartir tu propia correspondencia, progreso y perspectivas del costado brillante moldea mentalidades positivas sin dar una conferencia. Ignore los comentarios con púas que reaccionan al cebo. Aceptar comentarios de forma pasiva, notar las emociones activadas y, a continuación, alejar el drama de oxígeno del penuria y manteniendo la dignidad. Atender a las deyección directamente en lado de quejarse. En lado de sujetarse a murmurar los defectos, centrarse en la comprensión y posteriormente tocar de forma constructiva las inseguridades, las ansiedades, las decepciones o las diferencias de títulos reduce la fricción. Dar ánimos – Validar el esfuerzo en la dirección correcta. Animar el crecimiento incremental nutre la motivación para el cambio positivo. Todos necesitamos poco de elogio. ¿Eres una persona negativa? Criticas a los demás con frecuencia: la negatividad a menudo se manifiesta como críticas sobre las apariencias, las elecciones o las creencias de otras personas. Estos juicios revelan más sobre nuestros propios patrones de pensamiento que los defectos de los demás. Supones que va a acaecer lo peor: si tu mente salta a resultados catastróficos o rechazas rotundamente los signos de progreso, el pesimismo puede oscurecer tu cordura. Deshacer nuevas ideas rápidamente: el cinismo de rodilla puede cercar la creatividad y la resolución de problemas. La repulsa cibernética se refiere a menudo más a la mentalidad que a la evaluación de las ideas por el mérito. Te centras en los aspectos negativos: ¿notas lo que desliz o imperfecto más que los positivos? Sudar las cosas pequeñas mientras se minimizan las cosas buenas distorsiona la perspectiva. Tú haces a la víctima: sentirte impotente, señalado por la mala suerte o tener derecho a un tratamiento singular provoca amargura y elimina la responsabilidad de mejorar la vida. Haga críticas no solicitadas: las críticas constantes y no invitadas indican un impulso para encontrar errores. Detrás de esa privación de crítica puede tener una inseguridad más profunda o una incomodidad con las opciones de los demás. Reaccionas intensamente a los desencadenantes: las pequeñas molestias provocan una excesiva frustración. Cuando las frustraciones menores invocan peleas, lágrimas, retirada o autocompasión, una mentalidad negativa probablemente alimenta las reacciones. Te aferras a los rencores: repetir viejos conflictos de forma excesiva revela una incapacidad para perdonar, despabilarse comprensión, comunicar deyección o seguir delante de forma constructiva. Te sientes rendido, insatisfecho en las relaciones: las críticas tóxicas, las reacciones inseguras, el cinismo y la defensividad imponen vínculos de confianza en las relaciones e impiden la intimidad. Perfecciones o microgestionas los demás: las críticas extremas disfrazadas de intentos de «utilidad» para controlar los resultados temidos. El perfeccionismo proyecta presiones internas. ¿Qué hace que una persona sea negativa? 1. Temperamento innato – Algunas personalidades se inclinan cerca de el pesimismo biológicamente, con longevo sensibilidad a las amenazas potenciales. 2. Experiencias tempranas de la vida: el trauma, la pérdida, el exceso o la negligencia emocional en la infancia pueden ocasionar perspectivas duraderas de desconfianza, inseguridad y amargura. 3. Condiciones psicológicas: trastornos como la depresión o la ansiedad contribuyen directamente a patrones de pensamiento y emociones negativos. 4. Hábitos de comportamiento aprendidos: los padres o compañeros críticos pueden modelar actitudes de cordura que se arraigan a lo dadivoso de los abriles mediante la repetición y el refuerzo. 6. Acumulación de estrés: cuando soportan enfermedades, esfuerzos financieros, dolor, desastres o cansancio, incluso los más positivos soportan la tentación del resentimiento. 7. Conflictos de títulos: los sistemas de creencias configuran las percepciones, de modo que los enfrentamientos en los principios básicos generan cuñas entre las personas. 8. Impotencia: las desigualdades estructurales y las barreras que restringen la agencia desmoralizan profundamente el optimismo con el paso del tiempo y fomentan la hostilidad. ¿Cómo dejar de ser una persona negativa? Observa cuando expresas críticas, quejas o pesimismo. La concienciación es el primer paso esencial cerca de el cambio. Cuando capte la autoconversación negativa, sustituya conscientemente por una afirmación neutra o positiva. Desafía las distorsiones. Mantenga un diario diario de correspondencia. Desplace el foco cerca de las bendiciones y los puntos brillantes escribiendo regularmente lo que aprecia. Limite el tiempo a las redes sociales oa las parte si refuerza excesivamente el cordura o los ciclos de malas parte. Regula tu consumo. Sustituya los juicios por curiosidad haciendo preguntas. Busque contexto sobre las luchas de los demás. Normalmente existen razones válidas debajo. Comunicar sentimientos o deyección de forma asertiva sin exhibir. Pida comportamientos positivos específicos en lado de interpretar resentimientos. Perdona las heridas del pasado y suelta los rencores que te pesan. Liberate a través de la popularidad e imaginando días mejores por delante. Cultivar círculos sociales positivos. Escoger relaciones que fomenten en lado de reducirlas marca la diferencia. Practica el autocuidado para tramitar los factores de estrés de guisa eficaz sin atacar. Adormecerse lo suficiente, engullir sano, hacer examen y actividades relajantes. Busque asesoramiento si las experiencias traumáticas o los trastornos psicológicos contribuyen significativamente a la tristeza. Hay ayuda acondicionado. Reformular los patrones negativos La buena notificación es que la negatividad supone un vestido, no un defecto personal fijado. Con longevo conciencia de nosotros mismos, podemos enterarse y replantear las voces interiores críticas. La mentalidad de crecimiento, la conciencia, la empatía y la investigación en psicología positiva proporcionan antídotos saludables. Mentalidad de crecimiento Ver habilidades como flexibles, no fijas, permite la posibilidad de cambios positivos. Podemos optar por instruirse habilidades emocionales tal y como nos prepararíamos para un examen o un deporte. Afrontar las deficiencias como mutables establece expectativas realistas de continuo entrenamiento en correspondencia, respuestas tranquilas o comunicación constructiva. La meditación de Mindfulness ayuda a anular el sesgo de la negatividad mediante una atención decidida y sin decidir. Observar los sentimientos sin seguir su distracción afloja su presa. El mindfulness aumenta el autoconocimiento sobre los desencadenantes, perfecciona la inteligencia emocional y aumenta el control cognitivo. Empatía El hecho de decidir a los demás de forma crítica a menudo se relaciona con la desliz de conocimiento de las diferentes luchas o deyección. Desplegar la empatía pregunta: «Dada su situación o experiencia, ¿cómo me sentiría o qué podría hacer?» Esta comprensión disuelve la ira autojusto. La compasión por la falibilidad humana en uno mismo y en los demás aliviaría el estado de humor. La investigación de psicología positiva muestra que la correspondencia, los actos de bondad, la advertencia sobre los puntos fuertes y el registro sobre aspectos positivos aumentan de forma demostrable el bienestar. Cuando surge la negatividad, podemos desviar la atención conscientemente para apreciar a las buenas personas, cosas, momentos y posibilidades que nos rodean y en nuestro futuro. Hacer que los cambios se peguen Más allá de una mentalidad más positiva, los patrones de comunicación deben cambiar para consolidar las ganancias. Ser propio y disculparse por el exceso de críticas. Pida comentarios a amigos de confianza sobre el progreso. Resaltar verbalmente los puntos fuertes de los demás. Suelta los rencores. Atender a las deyección razonables directamente en lado de quejarse. Saborea buenos momentos compartidos. Con un esfuerzo constante y paciente, estas herramientas y tácticas ofrecen esperanza para exceder la arraigada negatividad para construir la ventura. Conclusión La negatividad perjudica las relaciones y la realización personal. Pero con coraje, responsabilidad y cuidado por nosotros mismos y los demás que luchan con patrones similares, podemos desafiar a las visiones del mundo desesperadas. La implementación de herramientas de psicología positiva y de relación genera un interés aumentado por el bienestar social, psicológico y profesional a lo dadivoso de nuestras vidas. El primer paso, notar las críticas y proyecciones habituales, amplía la confianza de escoger empatía, optimismo y acciones significativas. Nuestro futuro no debe permanecer rehén del pasado. Preguntas frecuentes (FAQ) 1. ¿Hay personas que nacen más negativas que otras? El temperamento biológico es dispar, pero la perspectiva implica un vestido mental aprendido. Una vez conscientes de los patrones reflexivos podemos cambiar conscientemente la mentalidad. Nuestras circunstancias además influyen en la positividad. Pero independientemente de la naturaleza o la crianza, las actitudes y comportamientos propuestos pueden entrenar reflejos emocionales. 2. Si critico a un amigo película, ¿no lo hará más película? Sí, con frecuencia las críticas son contraproducentes provocando una conducta defensiva. Modele límites claros sobre el comportamiento aceptable. Pero haga hincapié en la comprensión de su dolor subyacente por encima del carácter atacante. Refuerza los pasos en la dirección correcta. 3. ¿Algunas opiniones negativas no son sólo realistas? Ciertamente, la crítica constructiva y el prospección del aventura tienen valía. Pero el pesimismo ponderado suele sobreestimar las amenazas basadas en el dolor del pasado y subestima las posibilidades fluidas de crecimiento. Sopesa los miedos con los hechos para una visión equilibrada.

Source link