222023 Desbloqueo de la documentación y codificación optimizada del HCC Eric McGuire Por Eric McGuire, vicepresidente senior, Líneas de servicio de codificación médica y CDI y táctica corporativa, AGS Health. Los tradicionales reembolsos de comisiones por servicio se están quedando al beneficio a medida que la cooperación sanitaria continúa su transición cerca de modelos de reembolso basados ​​en el valencia. Así lo demuestran los datos de la Health Care Payment & Learning Action Network (LAN), que muestran que más de la porción de los pagos sanitarios en 2022 se realizaron bajo modelos de atención basados ​​en el valencia. Adicionalmente, casi el 75% de los líderes de planes de vigor encuestados por LAN cree que la actividad del maniquí de atención basado en títulos seguirá aumentando. Integral de esta transición, que requiere que los proveedores gestionen mejor los costes de los pacientes en cojín a una imagen clara, concisa y completa de la vigor y las condiciones médicas de los pacientes, son los códigos de la categoría de condición jerárquica (HCC) . Utilizado por los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) y los pagadores comerciales para prever los costes médicos de los pacientes con evacuación sanitarias más complejas, el maniquí de ajuste del peligro de la HCC mide el peligro relativo a causa del estado vigor para determinar los niveles de reembolso. Cuanto más complejas sean las evacuación médicas del paciente, viejo será el suscripción del proveedor. De hecho, los HCC son el método preferido de ajuste del peligro para la población de Medicare, que incluye a casi 60 millones de personas tanto en la parte A como en la parte B, según CMS. Como tal, una dirección precisa de la HCC es fundamental para un adecuado reembolso de la atención prestada a los pacientes y beneficiarios de Medicare. La precisión es esencia El maniquí de HCC en extremo confuso incluye aproximadamente 10.000 códigos de diagnosis que se mapean con códigos HCC y 189 categorías diferentes de HCC con 87 CMS-HCC, cada uno de los cuales representa diagnósticos con complejidad clínica similar y costes anuales de atención esperados. Cualquier error puede afectar significativamente a los reembolsos, que según la HCC se determina mediante el plano de los diagnósticos de un paciente con estos códigos para crear una puntuación de Coeficiente de ajuste de peligro (RAF). La puntuación RAF representa el coste estimado de la atención a este paciente en función de la carga de enfermedad y la información demográfica. A continuación, se multiplica por una tarifa cojín para establecer el coste de reembolso por miembro-per-mes (PMPM) del proveedor. Cuanto más enfermo sea el paciente, viejo será la puntuación RAF y, luego, el reembolso del proveedor. Cada año, CMS publica una relación de códigos de diagnosis y las categorías de HCC correspondientes. Las jerarquías (o «familias» de categorías) se enumeran entre las categorías de condiciones relacionadas, que establecen títulos basados ​​en la formalidad de las enfermedades. La documentación incorrecta de los códigos de la HCC o la descuido de documentación de la especificidad más ingreso adecuada, provoca tasas de reembolso más bajas. Por ejemplo, HCC 19 (diabetes sin complicaciones) puede avalar una prima de 894,40 dólares en comparación con una beneficio de 1.273,60 dólares para diabetes con ESRD, que requiere que dos códigos HCC se asignen a 18 y 136. Por por el contrario, documentar correctamente los HCC con la especificidad más ingreso puede aumentar los reembolsos. Por ejemplo, si CMS ha establecido un PMPM de 1.000 dólares para un paciente con un RAF de 2.234 que tiene diabetes con complicaciones, el reembolso sería de sólo 673 dólares al mes si la condición no está codificada. Sin bloqueo, si el caso se ha codificado correctamente como E11.9 Diabetes mellitus tipo 2 sin complicaciones bajo HCC19 Diabetes sin complicaciones, el RAF aumenta a 2.366, dando superficie a un reembolso de 1.062 dólares al mes. Si se codifica correctamente como E11.41 Diabetes mellitus tipo 2 con mononeuropatía diabética bajo HCC18 Diabetes con complicaciones crónicas, el RAF aumenta a 2.513 para un reembolso de 1.312,5 dólares. La codificación HCC es todavía fundamental para la dirección de la vigor de la población. No entender una imagen completa y precisa de la vigor y los riesgos de una población de pacientes puede conducir no sólo a reembolsos reducidos, sino todavía a una toma de decisiones inexacta o ineficaz sobre intervenciones e inversiones. Por ejemplo, las puntuaciones de peligro que reflejan de forma inexacta la tasa de insuficiencia cardíaca congestiva de una población podrían hacer que una ordenamiento de proveedores invierta fortuna en otra cosa que no sea la atención cardíaca, lo que podría afectar a resultados y los ingresos. Retos entrelazados La codificación de la HCC es particularmente compleja conveniente a sus pasos entrelazados, puesto que las jerarquías garantizan que un paciente esté codificado para la manifestación más oneroso entre las enfermedades relacionadas. Los códigos de diagnosis se agregan a categorías de diagnosis, que se incluyen en las categorías de afecciones, que posteriormente se convierten en HCC. Cada diagnosis asignado debe apoyarse con pruebas documentadas para asegurar una codificación y facturación oportunas, precisas y adecuadas. Se consigue una precisión óptima aprovechando las tablas de HCC para capturar códigos de diagnosis, complicaciones/condiciones comórbidas (42% de los CHC) y complicaciones mayores/condiciones comórbidas (16% de los CHC). Incluso es crucial optimizar las asignaciones de MS-DRG que confirman la formalidad de la enfermedad y el peligro de mortalidad. Por consiguiente, la documentación clínica es la cojín para la asignación adecuada de HCC. Sin bloqueo, el proceso de documentación y codificación de la HCC está ahíto de retos, que normalmente se dividen en tres categorías. Registros médicos incompletos, que pueden conducir a subcodificaciones, dando superficie a reembolsos más bajos, puntuaciones RAF inexactas, bajadas a niveles de categoría jerárquica inferiores y decisiones de inversión incorrectas para apoyar a la población de pacientes. Es un lucha que puede ser agravado por los programadores que trabajan en un entorno manual y que quizás no reconocen que están trabajando con registros incompletos. Medios limitados, incluidos especialistas en codificación con las habilidades y experiencia necesarias para evaluar correctamente el historial de un paciente y inferir la información necesaria para documentar la categoría de HCC adecuada. Regulaciones complejas y en cambio rápida, de las que puede ser difícil mantenerse a la vanguardia, especialmente en un entorno manual, por lo que los codificadores trabajan a partir de conjuntos de códigos y guías HCC obsoletos. Muchas organizaciones todavía luchan por implicar a los médicos en el proceso de consulta, lo que dificulta los esfuerzos por mejorar la documentación relacionada con la codificación ajustada al peligro. Adicionalmente, hexaedro que los médicos adoptan la tecnología a diferentes ritmos, a menudo es necesario utilizar varios métodos de comunicación para tener éxito en la codificación ajustada al peligro y HCC. Maximización del reembolso adecuado Para optimizar la codificación de la HCC y el reembolso posterior, existen varias áreas esencia en las que los proveedores deben centrarse. Lo primero es cumplir con los criterios MEAT (controlar, evaluar, evaluar/invadir y tratar) para apoyar la documentación adecuada, que los codificadores utilizan para ayudarles a identificar y asignar correctamente los diagnósticos de afección crónica de HCC. Los pagadores todavía utilizan MEAT para tener en cuenta las expectativas generales de vigor y costes médicos de cada paciente inscrito en un plan de vigor. Esto es importante, puesto que los modelos de suscripción basados ​​en el valencia que requieren que los proveedores tengan un viejo peligro financiero se están convirtiendo en la norma. Un segundo punto focal es la población de pacientes. Centrarse en las áreas con viejo impacto en el ajuste del peligro y los encuentros de suspensión valencia y barriguita. Implementar iniciativas de progreso de la documentación clínica ambulatoria (OP CDI) cuando sea necesario para cerrar las lagunas de la documentación, apuntalar las debilidades y mejorar la captura de evidencias. En tercer superficie, desarrollar herramientas tecnológicas que puedan allanar las mejoras necesarias en la codificación y la documentación de la HCC. Éstas incluyen soluciones de codificación asistida por ordenador (CAC) que se actualizan automáticamente, así como: Herramientas de codificación profesional asistida por ordenador (CAPC) que aprovechan el procesamiento del jerga natural (NLP), la comprensión del jerga natural (NLU) y el formación automotriz (ML) para anote automáticamente la documentación y sugiera automáticamente el ICD-10 con mapas de HCC para mejorar la captura del diagnosis, así como identificar el diagnosis sin pruebas de apoyo y pruebas extrañas sin un diagnosis. Calculadoras HCC ROI o herramientas de agregación RAF que optimizan la codificación HCC y capturan con precisión todos los diagnósticos relevantes. Tableros de control que proporcionan un reflexiva exacto de las puntuaciones de un proveedor para la dirección en tiempo existente. Las relaciones proveedor-plan de vigor todavía son integrales en cualquier táctica de progreso de la HCC. Solicite actualizaciones periódicas sobre los códigos de diagnosis del pagador, que ayudarán a los proveedores a identificar lo que descuido o ya no se permite. Adicionalmente, asegúrese de la décimo del médico desarrollando un software que equilibre el uso de consultas generadas automáticamente y la funcionalidad basada en PNL con un CDI significativo. Por ejemplo, algunos proveedores prefieren una relación de comprobación en la historia clínica, mientras que otros responden mejor a las revisiones prospectivas de OP CDI más directas. Por extremo, beneficiarse las auditorías internas para identificar áreas problemáticas y diseñar las intervenciones adecuadas. Las auditorías retrospectivas pueden aventajar los vacíos de documentación e identificar áreas para la educación adicional de los proveedores y codificadores, mientras que las auditorías prospectivas pueden ayudar a mejorar cómo los médicos documentan la atención y cómo los codificadores codifican las condiciones de vigor, la lo que se traduce en un mejor rendimiento financiero. Conclusión La codificación HCC conforme y precisa es fundamental para la fortaleza financiera de proveedores y pagadores, así como para la vigor de las poblaciones de pacientes. Los obstáculos y los retos inherentes al proceso de HCC pueden eliminarse con estrategias diseñadas e implementadas adecuadamente diseñadas para asegurar una documentación adecuada que admita una codificación precisa con la máxima especificidad. Esto, a su vez, conduce a una progreso significativa de los resultados y resultados de los pacientes. por Scott Rupp Etiquetas: AGS Health, Eric McGuire, codificación HCC, optimización de la codificación HCC, vicepresidente senior

Source link